5 consejos para cuidar tu alfombra

1. Limpia su futuro hogar: Antes de colocar tu alfombra en su futuro espacio, asegúrate de que el suelo está limpio. No hay nada peor que manchar la alfombra solo colocarla. Además, si el lugar donde colocarás la alfombra es resbaladizo, te recomendamos que coloques una malla antideslizante debajo. Gracias a ella, te ahorrarás sustos y resbalones en casa mientras te aseguras que la alfombra no se mueve y queda bien segura.

 2. Aspira, aspira y aspira: De forma regular pasa el aspirador por encima de toda su superficie para limpiar la alfombra de polvo y restos de suciedad. Dependiendo del tipo de pelo que tenga la alfombra deberás hacer más o menos pasadas, pero nunca escatimes con ellas. Mueve el aspirador en diversas direcciones para asegurarte que has aspirado toda la suciedad que se haya podido acumular. Además, si realizas estas pasadas aplicando algo de fuerza, conseguirás que las cerdas se vuelvan a colocar en su posición inicial y recuperen todo su esplendor.

3. Aléjala de pesos indeseados cada poco tiempo: Si tu alfombra se encuentra bajo una mesa, un sofá o una cama, verás que rápidamente las formas de las patas quedarán marcadas. Para evitar que tu alfombra pierda solidez en dichas áreas, retira tu alfombra cada poco y con un cepillo de cerdas suave vuelve a levantar los pelos de la alfombra. Si no se levantaran con el cepillo, puedes aplicar hielo sobre la marca y después frotar con productos antimanchas.

4. Enróllala y protégela bien: Si eres de los que tiene alfombras de verano y alfombras de invierno, no te olvides de que es primordial un buen almacenaje para que vuelva a estar perfecta la próxima temporada. Cuando vayas a guardarla, asegúrate de que está bien limpia y libre de polvo y otra suciedad. Cuando vayas a guardarla, enróllala con el dibujo hacia adentro. Así conseguirás que la superficie visible quede protegida de las inclemencias del ambiente. Una vez la hayas enrollado, sujétala con cinta de embalar. No te recomendamos que uses cordón ya que este puede deformar la superficie. Si vas a guardar la alfombra en un trastero o garaje, cubre todo el rollo con bolsas de plástico intentando eliminar toda bolsa de aire, así quedará herméticamente cerrada y protegida. Cuando quieras volverla a colocar, solamente deberás desenrollarla y colocar algunos pesos (libros por ejemplo) en las esquinas para que recupere su forma original.

5. Siempre revisa bien el etiquetado de estos productos para evitar usar agentes químicos no recomendados. Si la mancha es reciente y todavía está húmeda, puedes usar agua carbonatada. Aplica agua carbonatada sobre la mancha, déjala actuar una hora y la mancha desaparecerá como por arte de magia.